China suspende la importación de carne de Brasil

China suspende la importación de carne de Brasil

Este lunes, el Gobierno de China ha decidido suspender la importación de carne procedente de Brasil debido a la denuncia de adulteración del alimento en frigoríficos, según ha confirmado en Brasilia el ministro de Agricultura del país sudamricano, Blairo Maggi. Por su parte, Chila ha tomado una decisión similar, mientras que Corea del Sur ha resuelto bloquear de manera temporal las compras a la empresa BRF, una de las firmas involucradas.

El escándalo estalló el 17 de marzo, cuando ejecutivos de cinco frigoríficos e inspectores del Ministerio de Agricultura de Brasil fueron detenidos en el operativo policial ‘Carne débil’. Esa medida trató de combatir una “red de corrupción” que adjudicaba “sobornos a miembros del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) y el Partido Progresista”, informó el integrante de la Policía Federal de ese país, Mauricio Grillo.

Ese oficial detalló que los agentes públicos se valieron “del poder de fiscalización de sus cargos” y, mediante el pago de sobornos, “facilitaban la producción de alimentos adulterados y emitían certificados sanitarios sin fiscalización efectiva de los alimentos”.

¿En qué consistió la operación?
La revista brasileña ‘Época’ desgranó los detalles del operativo, que descubrió “por lo menos 30 empresas cárnicas de Brasil” que “adulteraban la fecha de caducidad de los productos vendidos” y emplearon “productos químicos” —entre los que se cuentan el “ácido ascórbico y ácido sórbico”— “para enmascarar el aspecto y el mal olor” de sus productos.

Estas prácticas fraudulentas se pudieron dar gracias al pago de sobornos a funcionarios públicos. Las personas más comprometidas son el ministro de Justicia de Brasil, Osmar Serraglio (PMDB); y Daniel Gonçalves Filho, fiscal agrícola y presunto líder del plan criminal, debido a que la Policía Federal brasileña dio a conocer una conversación telefónica entre sí que implica a ambos directamene en el caso, aunque los agentes señalaron que no es prueba suficiente para imputar a Serraglio.

Al conocerse la operación, las acciones de las empresas JBS cayeron un 10,6 %, mientras que los títulos de BRF se depreciaron un 7,3 %. Además, las autoridades tramitaron 38 órdenes de captura, 34 de ellas contra funcionarios públicos, e impusieron un embargo de mil millones de reales —325 millones de dólares— a los frigoríficos implicados.

La respuesta del Gobierno
La implicación directa del PMDB, el partido del presidente Michel Temer, puso en un nuevo aprieto al gobernante, implicado en otras acusaciones de corrupción. Al repecto, este jefe de Estado declaró que la agroindustria del país tiene un sistema de evaluación sanitaria “muy riguroso” —”solo tres” de las alrededor de 4.850 plantas de frigoríficos en Brasil “han sido cerradas, además de 18 o 19 que serán objeto de estudio”— y no se puede devaluar por el accionar de un “pequeño grupo”.

Por su parte, Blairo Maggi ha comunicado que el Ministerio de Agricultura reforzará las inspecciones y ha confirmado que “nada va a salir de estos frigoríficos sin el permiso expreso de nuestros auditores, que trabajan de forma rotativa”.

Compartir