• Home »
  • APP »
  • ¿Cuánto tendrás que trabajar para comprar el último iPhone? Mucho más que en 2007
¿Cuánto tendrás que trabajar para comprar el último iPhone? Mucho más que en 2007

¿Cuánto tendrás que trabajar para comprar el último iPhone? Mucho más que en 2007

Apple quiere usar el evento de hoy para festejar los 10 años del iPhone, un invento —el teléfono inteligente— que en 2007 resultaba revolucionario pero hoy es tan común en nuestras manos como un vaso de agua, si no más.

MICHAEL MCLOUGHLIN

Cuando Steve Jobs presentó el primer iPhone de la saga, su versión más básica tenía 4GB de memoria y costaba 499 dólares. El terminal que se presenta hoy en Cupertino será bautizado como iPhone X Edition y, a falta de su aspecto, ya sabemos que su versión más asequible costará 999 dólares y tendrá —al menos— 64GB. En resumen, en una década la memoria se ha multiplicado por 16 (Ley de Moore) y el precio por dos (Ley de Jobs-Cook).

El mundo ha cambiado mucho en esta última década, y España tanto o más. Contemplamos el alumbramiento del primer iPhone en la cresta de una ola de ladrillos y con un 8,3% de paro. Ahora estamos en un 17,1%, aunque llegamos a alcanzar el 26% de paro en los peores momentos de la crisis. ¿Estamos en mejor situación ahora para comprar un iPhone que hace 10 años? ¿Han subido nuestros sueldos al mismo ritmo que el precio de los ‘gadgets’ que deseamos?

Un español soltero y sin hijos que percibiera el salario medio en 2007 (17.461 euros al año, según datos de Eurostat) necesitaba trabajar durante 14 días para poder comprarse el iPhone más básico. Una década más tarde, la misma persona necesitaría trabajar durante 23 días para permitirse el nuevo ‘smartphone’ de Apple. Es decir, que el precio del aparato ha aumentado comparativamente más que nuestros sueldos, tendencia que se produce en casi todos los países analizados. Tan solo en Bulgaria y Malta hay que trabajar ahora menos días que hace 10 años (seis y 15 días menos, respectivamente) para permitirse el iPhone más básico.

Dicho de otra manera. Si el nuevo iPhone saliera el 1 de enero y en cada país tuviéramos que ganar el salario equivalente para poder comprarlo, los primeros en poder permitírselo serían los suizos, el 7 de enero, y los últimos, los búlgaros, el 22 de abril. Y no pueden quejarse, porque en 2007 tuvieron que esperar hasta el 28 de abril.

Si el iPhone saliera el 1 de enero y tuviéramos que ganar el salario para comprarlo, los primeros en hacerlo serían los suizos y los últimos, los búlgaros

En cuanto a España, en 2007 habríamos tenido que esperar hasta el 14 de enero para poder permitirnos un iPhone de 4GB. Hoy tendríamos que haber echado 10 jornales más, hasta el 24 de enero, para comprar el último iPhone. En Rumanía, Turquía y Hungría es donde más se han devaluado los sueldos con respecto al precio del iPhone: tendrán que trabajar hasta 26 días más que en 2007 para permitirse el último modelo.

¿No tiene pasta? ¡Renuncie a algo básico!

Con ánimo constructivo y para quienes no puedan esperar 23 días de trabajo para comprar el nuevo teléfono insignia de Apple, hemos hecho el ejercicio a la inversa: ¿a qué tendrían que renunciar para, con el dinero ahorrado, poder comprarse un iPhone reluciente?

Por ejemplo, si optan por un ‘pack’ ermitaño, es decir, si se van a vivir a una cueva de su elección durante el próximo año, ahorrarán de media unos 1.166 euros de acuerdo con los datos de gasto por persona y año en España. Más concretamente, los correspondientes al alquiler, tasas de agua, basuras o alcantarillado y, por supuesto, los gastos de telefonía, internet o electricidad que le impedirán encender o utilizar su nuevo iPhone pero no poseerlo.

Otra opción es volverse vegano durante el próximo año y eliminar de su dieta componentes como carne, pescado, marisco, leche o huevos. Todos estos conceptos se llevan cada año de nuestros ahorros 766 euros. Si hace un esfuerzo más por el planeta y cambia el coche por la bicicleta durante 12 meses, verá liberados en total 1.202 euros, suficientes para adquirir un iPhone X Edition en su versión más básica.

Le damos una última opción, quitarse los vicios y lujos superfluos durante un año: en principio, hemos listado vicios como el tabaco (el español medio gasta 139 euros al año en cigarrillos), el alcohol (75 euros entre vino, cerveza y bebidas destiladas) o los dulces (67 euros, incluyendo el azúcar o el chocolate), pero nos quedamos cortos, así que habrá que prescindir también del gasto anual en libros, prensa, dentista, medicamentos, frutas y verduras. Si sobrevivimos a tamaña irresponsabilidad, ahorraremos un total de 1.183 euros y podremos presumir de escorbuto en un selfi tomado con la cámara frontal de siete megapíxeles de nuestro flamante nuevo iPhone.

Compartir