Cuba dice adiós a su gran líder Fidel Castro

Cuba dice adiós a su gran líder Fidel Castro

Miles de personas han abarrotado esta noche la Plaza de la Revolución José Martí para dar una despedida de héroe nacional al expresidente Fidel Castro, quien fue el comandante en jefe del movimiento guerrillero que derrocó en 1959 al gobierno de Fulgencio Batista.

La despedida en La Habana de Castro, quien falleció el pasado viernes, 25 de noviembre, a las 10:29 p.m., ha estado a la altura de las circunstancias, pues la Plaza de la Revolución José Martí recibió a la que quizás sea la multitud más grande que jamás se haya visto allí.

Cientos de miles de personas de todas las edades abarrotaron desde temprano el emblemático recinto, que acoge esta noche un tributo al polémico dirigente político.

“¡Raúl tranquilo, que Cuba está contigo!”, “¡Fidel, Fidel, Fidel!”, gritaba la multitud minutos antes de comenzar el acto de honor a la memoria de quien fue la figura dominante de Cuba por más de medio siglo.

El mar de gente que ocupa el recinto impresionó a todos, pues parece un hormiguero de almas que se aglutinan en búsqueda de un espacio que les permita ser testigos del gigantesco acto fúnebre en honor al hombre que, con sus defectos y virtudes, creó un sistema que ha sobrevivido por seis décadas a pesar de enconadas crisis políticas, económicas y sociales.

“Aquí estamos por Fidel. Estoy estudiando en la universidad gracias a él y sería muy malagradecida si no vengo a rendirle tributo después de todo lo que le ha dado a mi familia”, dijo Odette García, una joven estudiante en la Universidad de La Habana, mientras caminaba hacia el centro de la Plaza acompañada por miles de alumnos del recinto universitario.

“Los jóvenes estamos con Fidel, defendemos la Revolución, porque la Revolución nos ha educado. Tenemos que seguir adelante ahora que él no está, no será sencillo, pero él nos enseñó a no rendirnos nunca”, expresó Miguel Arrojo, otro estudiante universitario.

La respuesta de la población al llamado del gobierno fue de tal magnitud, que superó convocatorias como las festividades del 1 de mayo, los conciertos del cantante Juanes y los Rolling Stones, y otros eventos multitudianarios convocados en vida por el propio Castro.



“Este es el tributo de La Habana a Fidel”; “No hay palabras para describir lo que estamos viendo. Es impresionante”, dijeron los presentadores de la Televisión Cubana que transmitían el evento en vivo.

El acto masivo contó con la presencia del presidente cubano, Raúl Castro, quien asumió el poder de manos de su hermano Fidel en el 2006. Estuvo acompañado por la plana mayor del gobierno socialista, encabezada por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC); Miguel Díaz Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; el comandante guerrillero Ramiro Valdés Menéndez y los miembros del Buró Político del PCC.

El acto, de corte político y cultural, ha recibido a múltiples presidentes, primeros ministros, delegados y personalidades de diversos sectores que llegaron a Cuba a despedir al fenecido dirigente guerrillero.

Estuvieron presente los presidentes de México, Venezuela, República Dominicana, El Salvador, Panamá, Colombia,  Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Sudáfrica, Guinea Ecuatorial, Zimbabue, entre otros. También varios primeros ministros, entre ellos el de Grecia, el Rey Emérito de España, y delegaciones de gobiernos africanos y asiáticos, como China y Vietnam.

Los distintos grupos independentistas de Puerto Rico tuvieron representación en el acto. Rubén Berríos Martínez, representante del Partido Independentista Puertorriqueño, estuvo en la tarima del evento junto a las personalidades internacionales.

“Estamos aquí como un gesto de agradecimiento a la solidaridad que Fidel Castro siempre mostró por la causa de Puerto Rico. Hay que ser agradecido y había que decir presente”, dijo Berríos Martínez a El Nuevo Día.

“Fidel ha muerto… sólo el paso de los años lo pudo derrotar. Murió haciendo honor a su nombre, Fidel, digno de fe”, dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa, primer dignatario en hablar en el acto.

“Aquí en Cuba se han construido murallas de respeto y solidaridad… Cuba saldrá adelante por sus principios revolucionarios porque la resistencia está integrada en su cultura. Jamás el pueblo cubano permitirá que su país vuelva a ser colonia de ningún imperio”, agregó.