• Home »
  • App »
  • Diversos factores reducen movimiento económico en mercado
Diversos factores reducen movimiento económico en mercado

Diversos factores reducen movimiento económico en mercado

El mercado que se celebra los lunes y viernes en la provincia fronteriza dominicana de Dajabón, donde se produce un intercambio comercial entre dominicanos y haitianos, ha visto disminuido su movimiento económico debido a los factores naturales, económicos y políticos que vive Haití.

Según señalaron comerciantes haitianos y dominicanos en declaraciones a Efe, hace cinco años, la feria común generaba entre 47 a 50 millones de pesos semanalmente, siendo un motor de la economía de las localidades fronterizas de ambos países.

Sin embargo, en los últimos tiempo perciben como disminuye el intercambio económico entre los dos pueblos, señaló a medios locales, con preocupación, el presidente de la Asociación de Comerciantes del mercado fronterizo, Abigail Bueno.

Bueno precisó que, el pasado lunes 21 de noviembre, un día después de la celebración de elecciones presidenciales en Haití, el mercado se celebró con normalidad, pero que las ventas han disminuido.

Este lunes 28, cientos de haitianos cruzaron a Dajabón para intercambiar negocio con dominicanos, pero los comerciantes de las dos naciones insisten en que, al igual que otros días, las ventas fueron menores.

Asimismo, expresan que los comerciantes grandes de Cabo Haitiano, Fort Liberté, Trou Du Nort y otras ciudades del noreste de Haití, no están visitando el mercado, tal y como hacían anteriormente, y que eso afecta al intercambio.

Por su parte, el portavoz de los pequeños comerciantes de Ouanaminthe y Fort Liberté, localidades fronterizas haitianas, Antón Pierre, consideró importante que se dinamice el mercado.

Según Pierre, los grandes comerciantes haitianos no están cruzando a territorio dominicano para vender y comprar mercancías, debido a los elevados impuestos que les cobran en Aduanas de Ouanaminthe.

Recordó que, en aproximadamente dos años, las autoridades de su país aplicaron restricciones a la entrada de productos dominicanos que adquirían comerciantes y compradores haitianos en el mercado de Dajabón.



También señaló que las autoridades de su país, apostadas en su punto fronterizo, decomisaban, quemaban y destruían los productos que adquirían en República Dominicana y que eso desencantó a los haitianos.

Subrayó que, debido a las protestas de comerciantes haitianos y a las presiones de otros ciudadanos, las autoridades de Haití flexibilizaron la medida pero que están cobrando impuestos elevados, no solo a los comerciantes, sino a los compradores.

En tanto, la comerciante haitiana Ondiná Martiré Garzía, dijo que de seguir la tendencia, el mercado bilateral en poco tiempo podría desaparecer.

“No es negocio comprar en la feria, los impuestos que cobra Aduanas en Ouanaminthe, son muy elevados y muchos haitianos se resisten a comprar los productos porque se los encuentran caros”, indicó.

La comerciante afirmó que una bolsa de harina de un kilo se vende en territorio dominicano por 1.15 dólares, pero que al llegar a Haití, los impuestos disparan su precio hasta los 4.5 dólares.

Además, muchas personas compran pequeñas cantidades de artículos en el mercado y los cruzan a su país de manera clandestina por el río Masacre, así que “a los que pagamos impuestos ya no nos cuadra cruzar a territorio dominicano a comprar mercancías”, refirió.

De otro lado, el empresario Félix García, ex presidente de la Asociación de Industriales del Norte (AIREN), de la Asociación para el Desarrollo Incorporada (APEDI), señaló la importancia de que se regule el comercio entre República Dominicana y Haití, algo que beneficiaría a los gobiernos, industriales y comerciantes de ambos países.

Los haitianos compran en la feria harinas, pastas, sardinas, bananos, vegetales, plásticos, materiales de construcción, embutidos, huevos, pollos, aceites, pan, hielo, bebidas gaseosas, agua embotellada, condimentos, medicinas y otros productos.

Su oferta a los dominicanos consiste en tejidos, calzado de segunda mano, útiles de cocinas, ron, artículos de perfumería, nueces, brebajes supuestamente curativos, entre otros.