!Falla total… Eléctrica y de combustible!

!Falla total… Eléctrica y de combustible!

Los expertos creen que el avión tenía un vuelo planeado para el máximo de su capacidad de combustible, pero este no alcanzó para aterrizar.

Los investigadores del accidente aéreo del vuelo LaMia 2933 en el que murieron 71 personas cerca de Medellín estudian por qué el avión de construcción británica se quedó aparentemente sin combustible antes de impactar contra una ladera a solo unos kilómetros del aeropuerto internacional de Medellín.

Una grabación obtenida por medios colombianos, que ahora es analizada por las autoridades aeronáuticas, recoge una dramática —y en ocasiones caótica— conversación entre la torre de control y el piloto de la aeronave, Miguel Quiroga.

El piloto pidió permiso para aterrizar por “problemas de combustible” sin lanzar un aviso oficial de socorro. Una controladora aérea le explicó que otro avión que había sido desviado por problemas mecánicos estaba acercándose a la pista y tenía prioridad, y que tenía que esperar siete minutos.

Mientras el avión realizaba un recorrido circular durante la espera, la desesperación del comandante aumentó.

“Lima-Mike-India 2933 está en falla, ah, total… eléctrica y de combustible”, dijo el piloto en unos tensos momentos finales antes de que el aparato iniciase una caída de cuatro minutos.

Para entonces, la controladora había calibrado la gravedad de la situación y pidió al otro avión que abandonase su maniobra para dejar sitio al vuelo chárter. Pero era demasiado tarde.



Justo antes de quedarse en silencio, el piloto dijo que estaba volando a una altura de 9.000 pies e hizo una última solicitud a tierra:

“Lima-Mike-India… ¡Vectores, vectores! !Vectores hacia la pista!”.

La controladora le confirmó: “Está a 8,2 millas de la pista ¿Cuál es su altitud ahora?”

Ya no hubo respuesta.

La grabación parece confirmar el relato de una auxiliar de vuelo que sobrevivió al siniestro y de un piloto que volaba cerca y escuchó la frenética conversación. Esto, junto a la falta de explosión en el impacto, apuntan hacia un extraño caso de agotamiento de combustible como la causa del accidente del avión, un BAE 146 Avro RJ85 que según los expertos cubría la distancia máxima que puede recorrer en el vuelo que partió de Santa Cruz, en Bolivia.

La nave tiene una capacidad de almacenamiento de combustible de 11,776 litros. En condiciones normales, ese combustible da una autonomía de vuelo de 2.962 kilómetros, y la ruta entre el aeropuerto de Viru Viru, de Santa Cruz de la Sierra, y el aeropuerto José María Córdova en Antioquia hay 2.972 kilómetros.

“El avión tenía un vuelo planeado para el máximo de su capacidad. Ahí mismo se dice que incluso si todo va bien, no van a tener una gran cantidad de combustible cuando lleguen”, dijo John Cox, piloto de aviones retirado y CEO de la empresa Safety Operating Systems, con sede en Florida. “No entiendo cómo pudieron hacer el vuelo sin paradas con los requisitos de combustible que estipulan las regulaciones”