• Home »
  • APP »
  • El gorgojo, un bicho que podría curar enfermedades
El gorgojo, un bicho que podría curar enfermedades

El gorgojo, un bicho que podría curar enfermedades

Hasta donde los conocemos, los gorgojos son esos bichos molestosos que aparecen en la harina, pastas y arroz almacenados por algún tiempo y que nos ponen los nervios de punta al pensar que envenenarían los alimentos.

Hoy se sabe algo más de ellos. Aunque a la fecha no hay estudios científicos finales que avalen su efectividad, los gorgojos podrían fortalecer el sistema inmunológico.

Tanto así, que, incluso se habla de que pueden servir en la cura del cáncer, diabetes y asma, entre otros males.

Su diminuta fisionomía y modo de alimentarse les permite, a diferencia de otros insectos, hacer vida dentro de las habichuelas, maíz, arroz, avena y las pastas.

De ahí, que el gorgojo (Sitophilus granauris) ese bicho “intruso que se aloja sin permiso en la despensa de los hogares”, originario de Asia y que se adapta a distintos climas, ha servido para hacer un paralelo con las personas que sufren de frío: “Eres como el gorgojo, que no te da calor”.

El comportamiento de ese parásito, según el biólogo Cipriano Rosario, técnico de la Dirección de Biodiversidad, obedece a que se aclimata especialmente en ambientes secos.

Agrega: “No consume agua de forma directa, sino que extrae el líquido que contienen los granos, tiene la facultad de vivir donde se guardan alimentos secos porque traspasa el arroz, las habichuelas y otros cereales y dentro de estos es que se reproduce”, explica Rosario.

Según Rosario, ese espécimen puede medir entre 1.5 a 35 milímetros; en el país proliferan donde se almacena avena, pan y pastas, que son sus lugares de preferencia.

Variedad y efectos

Entre las facultades de los gorgojos, de los cuales existen más de cuatro mil especies, figuran el caminar, volar y hasta nadar porque tienen patas adaptadas para ese tipo de movilidad. El que existe aquí Sitophilus granauris no nada.

Existen variedades que afectan las plantaciones de pinos en los bosques como ha ocurrido en Guatemala, que ha registrado grandes pérdidas en la producción maderable, como además la agricultura.

“Del que nos referimos no daña la cosecha, sino el grano extraído de ella y almacenada, la cual puede ser invadida. Hasta ahora no se ha determinado que consumir su toxina (coleo toxina) en leve cantidad afecte la salud de la gente”, precisó Rosario.

Ante su propagación, Rosario recomienda retirar todos los productos afectados y fumigar porque aparecen en camada; mantener la inspección permanente y empacar en envases bien herméticos.

Compartir