Hollande no se presentará a la reelección

Hollande no se presentará a la reelección

François Hollande no será candidato a sucederse a sí mismo en el palacio del Elíseo. Lo anunció este jueves en una solemne declaración televisada a la nación, el mismo día en que se declaraba abierta oficialmente la campaña para unas primarias abiertas de la izquierda. Hundido en su popularidad, Hollande es el primer presidente de la V República que renuncia a competir por un segundo mandato.

“No he perdido la lucidez y he decidido no ser candidato a la elección presidencial”. Con esa frase, que la completó con su deseo expreso de no dividir aún más a la izquierda, Hollande tira la toalla. De paso, abre de par a su primer ministro, Manuel Valls, la opción de ser él el candidato de los socialistas.

El jefe del Estado ha hecho el anuncio tres días después de un tenso almuerzo que mantuvo con su primer ministro, Manuel Valls, que se había declarado “listo” para ser el candidato si no lo era Hollande. Las declaraciones de Valls, que supusieron una fuerte presión sobre el presidente, fueron seguidas tras el almuerzo por una declaración del primer ministro declarando su “lealtad” al jefe del Estado.

Horas antes, hasta el presidente de la Asamblea Nacional y destacada figura del Partido Socialista, Claude Bartolone, animó a Valls a presentarse a las primarias aunque también lo hiciera Hollande, lo que habría originado una inusitada situación en la ya debilitada y dividida izquierda.

La primera fase de la campaña de las primarias de la izquierda, que ha comenzado este jueves, culmina el día 17 con la proclamación oficial de los candidatos. El plazo para Hollande y el resto concluía el día 15. La votación, abierta a militantes y simpatizantes, será el 22 de enero en primera vuelta y el 29 en segunda ronda.



Hasta el momento, el único candidato que ha presentado oficialmente su candidatura por la izquierda es el exministro de Economía Arnaud Montebourg, del ala radical del Partido Socialista. Montebourg, que fue cesado como ministro en agosto de 2014, ha dicho ahora que, si no hay primarias abiertas, será “el fin del PS”. De haberse presentado, Hollande corría el riesgo, como auguraban los sondeos, de perder las primarias ante Montebourg.

Otros tres destacados dirigentes de la izquierda ya han anunciado que son candidatos al Elíseo pero que no se presentarán a las primarias. Se trata de Jean-Luc Mélenchon, exsocialista apoyado por los comunistas: el también exministro de Economía Emmanuel Macron, que dimitió en julio tras formar su propio partido, En Marche!, y Sylvia Pinel, del Partido Radical de Izquierdas.

En las últimas semanas, Hollande ha sido presionado por destacadas figuras de su propio partido para que no se presentara o para que lo hiciera cuanto antes. Los partidarios de la primera opción entienden que el presidente lleva al partido a una derrota asegurada y que será eliminado en la primera vuelta en abril próximo. Su popularidad roza el 7% de aceptación, según el último sondeo.

Los partidarios de que se presentara esgrimían que tanto la extrema derecha del Frente Nacional como la derecha de Los Republicanos ya está lanzada en campaña, mientras la izquierda aún no tiene candidato claro. En Los Republicanos, el exprimer ministro François Fillon ha sido elegido el pasado domingo candidato de la derecha con un amplio apoyo.

Hollande ha querido hacer el anuncio antes de emprender mañana viernes la visita oficial de dos días a Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos.