La difícil coyuntura externa

La difícil coyuntura externa

El panorama económico de América Latina y el Caribe está a punto de cambiar. Se viven tiempos difíciles, de mucha tensión e inestabilidad. Trump con políticas (proteccionista, migratoria y reforma fiscal) que desaceleran el comercio y la economía mundial, y la Reserva Federal encadenando subidas de tipos de interés, lo que encarecerá el diario vivir en todas partes.

Fue el tema central del discurso del Lic. Héctor Valdez Albizu en la Reunión anual del Consejo Monetario Centroamericano. Recomendó a los responsables de la política pública estar atentos y proteger las economías, reduciendo los riesgos en bancos centrales, bancos comerciales, empresas y cuentas públicas.

Un llamado a la Región con 170 millones de pobres, que en este momento está en un nuevo ciclo, hace tiempo abandonó el crecimiento promedio anual de 5%, el freno lo puso la caída de la demanda de China, redujo los precios del petróleo y minerales.

Apenas 1.2% se pronostica crecerá la Región este año, un tercio del esperado para la economía mundial, amenazado por las subidas de los tipos de interés en Estados Unidos. Se espera que potencien la apreciación del dólar, creando un círculo vicioso en el mercado de la deuda y amenace los flujos de capital que recalaron en el área.

Nuestra economía ha estado creciendo alrededor de su potencial, promedió una tasa anual de 5.7 % de 2010 a 2016, con pronóstico de 5.5% para 2017, cuatro veces y medio el crecimiento esperado para la Región. Lo inteligente, desde el punto de vista político y de las finanzas públicas, además de que es esperado por los mercados, es plantear ahora la reforma fiscal integral, aprovechando la venta de los US$500 millones de bonos a un interés de 5.1%, el menor costo en los últimos años, y que Moodys mejoró la calificación de riesgo país de largo plazo.

Nunca, hasta ahora, se había tenido la obligación de destinar tantos impuestos y dólares para pagar intereses. Aumentan independiente del costo de la nueva deuda, este año se pagará la friolera de RD$315 millones diarios, equivalentes a US$6.6 millones. Aumentan 17% comparado con RD$270 millones diarios, igual a US$5.6 millones, que se pago en 2016.

El problema es la brecha del presupuesto, hasta que no se cierre totalmente con una reforma fiscal, seguirá engordando la deuda pública y los intereses aumentando. La brecha se ha estado reduciendo, por aumento de la recaudación y reducción del gasto en más de once mil millones de pesos a julio, pero no es posible sacrificar aún más el gasto de capital, Y la preocupación es que de manera brusca empeoren los mercados, poniendo en riesgo la sostenibilidad de la deuda, incluso en el corto plazo.
Hasta ahora la política monetaria ha sido el contrapeso, lo demuestra la baja inflación y la acumulación de Reservas Internacionales Netas, el balance superaba los seis mil millones de dólares a mediados de agosto. Lo recomienda el FMI en sus documentos, se necesitan medidas precautorias para no dejarse sorprender del cambiante panorama externo. El momento exige liderazgo fuerte, pro-activo, que no espere el tablazo del exterior para reaccionar, el costo social es muy alto. Es en esa línea que están las palabras de Valdez Albizu.

Autor: Arturo Martínez Moya

Compartir