Lilian encabeza la resistencia en las calles

Lilian encabeza la resistencia en las calles

Aunque han pasado cien días desde que la oposición venezolana llamó a las calles contra Nicolás Maduro exigiendo elecciones, el ánimo no ha cambiado y la gente sigue en protesta permanente como si fuese el primer día. Poco importó el intenso sol y el tremendo calor que ayer golpeaba Venezuela. La Mesa de la Unidad Democrática, que aglutina a los partidos opositores, se volvió a anotar un gran éxito con una movilización masiva que hicieron en las principales ciudades, pero especialmente en Caracas. Miles de personas llenaron todos los rincones con pitos, banderas tricolor y pancartas donde se leía «Resistencia» y «No abandonaremos las calles».

Los venezolanos que decidieron acompañar a los líderes opositores tenían una nueva motivación: las palabras de Leopoldo López pronunciadas desde su casa tras serle concedido el arresto domiciliario. «No voy a claudicar en mi lucha», dijo el dirigente de Voluntad Popular. Decenas de personas pasaron en vigilia la noche frente a la casa de López y algunos decidieron salir de allí directos a la concentración opositora caminando junto a Lilian Tintori, la esposa del opositor. Una vez en la Plaza José Martí de Chacaito, la misma en que Leopoldo se entregó hace tres años y casi cinco meses, grandes personalidades de la oposición, aunque contentas porque López esté en su hogar con sus hijos y su esposa, rechazaron la versión de que era libre. «Mi familia está en fase de reencuentro. No nos podemos creer que esté en casa. Damos gracias por todo el apoyo de los venezolanos y de la comunidad internacional, especialmente al ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, por su trabajo en la mediación con el Gobierno. Pero debemos seguir exigiendo el fin de la violencia. Ni un muerto más», dijo Tintori. «No deben existir más presos políticos en Venezuela».

Por su parte, la diputada Delsa Solórzano dijo que sólo había sido un cambio de centro de reclusión. Freddy Guevara, aliado político de López, dio a conocer que la MUD continúa con la firmeza necesaria para cambiar el Gobierno

A la par de la lucha en la calle, la oposición apuesta por un nuevo escenario que le permita tener la legitimidad para llamar a una hora cero en las calles. Dentro de una semana se realizará un plebiscito a Maduro. Dentro y fuera de Venezuela consultarán a los ciudadanos si quieren o rechazan la Asamblea Nacional Constituyente y si desean que haya elecciones para la conformación de un Gobierno de unidad nacional. La logística está casi lista y pese a las amenazas del régimen de no permitir una consulta «ilegítima» y sin apoyo del Consejo Nacional Electoral, seguirán adelante.

Con respaldo de la Iglesia católica, también de las universidades y de la sociedad civil en general, la oposición dispondrá de 1.600 puntos que funcionarán como centros de votación. 50.000 voluntarios se sumarán y aspiran a que quienes decidan participar en la consulta general se comprometan a defender la Constitución de nuevos ataques por parte del Gobierno de Maduro, tal como ocurrió en abril. Ramona Castro, que vive en el este de Caracas, en El Cafetal, y que no se pierde ninguna de las manifestaciones que promueve la MUD, aseguró a LA RAZÓN que seguirá en las calles hasta que sea necesario. «No estoy cansada, la verdad es que el que se tiene que cansar es el Gobierno. Han pasado cien días que han sido de aprendizaje, de unión y también de dolor por todos esos jóvenes que han muerto en la lucha por un mejor país. Por eso hay que seguir adelante», señaló.

El movimiento estudiantil de Venezuela ha estado en todas las marchas, protestas, movilizaciones, vigilias y plantones a los que ha llamado la MUD. Continuarán así porque muchos de los casi cien muertos en estos días de protesta han sido jóvenes universitarios.

Compartir