• Home »
  • APP »
  • Los peregrinos haitianos rinden culto a su guía satanas atraves de un santuario vudu para que este trate de cambiar a una mejor vida maldecido de la gracias de Dios
Los peregrinos haitianos rinden culto a su guía satanas atraves de un santuario vudu para que este trate de cambiar a una mejor vida maldecido de la gracias de Dios

Los peregrinos haitianos rinden culto a su guía satanas atraves de un santuario vudu para que este trate de cambiar a una mejor vida maldecido de la gracias de Dios

Cada fin de semana de mediados de julio, los peregrinos se meten en las aguas de la cascada Salto de Agua y confían sus deseos de una vida mejor a Erzulie, la diosa vudú del amor.
“Vamos a la cascada mágica, donde está el espíritu de Erzulie, a bailar, a cantar y a conjurar el mal”, explica Erol Josué, director de la oficina nacional de etnología y quien es también un houngan, un sacerdote vudú.

“La gente habla realmente con Erzulie porque, para nosotros, rezar no es solo arrodillarse y cerrar los ojos: es hablar con el espíritu que se ha convertido en amigo, una mujer con quien podemos conversar, a quien le puedes contar qué está pasando en tu vida”, comenta Josué.
Bajo las cascadas o en aguas más tranquilas, hombres, mujeres y niños se mezclan sin tabúes y sin el miedo a ser juzgados: desnudos, se frotan con una mezcla de hojas de árboles y se lavan para purificarse.

“Nos quitamos nuestra ropa de peregrinos, con ellas se van nuestros malos sentimientos y vivimos un renacimiento: Salto de Agua es eso, un renacimiento”, dice el sacerdote sonriendo. A pocos metros del agua fresca, Luckner Pierre-Juste canta con tres amigos mientras pone una vela entre decenas ya colocadas al pie de un árbol. “Vivimos muy mal, así que venimos a adorar a los santos, a ver qué nos pueden dar”, dice un hombre de rostro enflaquecido.

El pequeño grupo caminó por las montañas durante tres días para llegar a este lugar. En el pequeño pueblo, a dos horas en automóvil de Puerto Príncipe, se mezclan las familias pobres de áreas rurales y los jóvenes burgueses de la capital: este peregrinaje es un extraño ejemplo de amalgama social de la sociedad haitiana. Mientras que la homosexualidad, a la que se oponen abiertamente algunos parlamentarios, sigue siendo un tabú en Haití, este peregrinaje es un refugio para las personas de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

Breve historia de su independencia

Así mismo, Puerto Principe fue la primera ciudad liberada de esclavos. Comenzaron la guerra para 1791, pero ya los enfrentamientos oficiales inician en 1794, algunos 500 negros comenzaron a matar los militares y algunos dueños de plantaciones azucareras. La represión por parte del gobierno fue muy fuerte y ya los esclavos prefirieron agonizar la guerra. Pero aparecieron figuras religiosas que le devolvieron la fuerza a la revuelta.

La revolución del vudú

En Saint-Domingue, Dutty Boukman y Francois Mackandal se organizaron en los lugares de brujería y constituyeron un ejército de cientos de esclavos. Salieron un 14 de Agosto acompañados de más de 200 seguidores del vudú y a fuerza de magia juraron destrozar el ejército francés. En un inicio tuvieron problemas, pero con el tiempo, se cuenta, eliminaron toda presencia de soldados franceses en la isla.

Otro gran revolucionario fue Caradeux de la Caye. En los últimos años de la Guerra rebelión ya alcanzaba más de 200.000 personas, iban de ciudad en ciudad y organizaban los pueblos, actividad basada en una antigua cuestión religiosa de otros tiempos y otros lugares. Los ancestros haitianos son los africanos que utilizaban el vudú en las guerras contra sus enemigos, los debilitaban, enfermaban y asesinaban.

La actividad de vudú compete los clásicos muñecos chuzados con una aguja para hacerles daño a las personas individualmente. Pero también actividades de rito, cánticos y aplicación de esencias extrañas en la tierra para debilitar a los enemigos. Más de 30.000 soldados fueron asesinados por estas extrañas actividades, según los relatos de la independencia en la isla.

La actividad de vudú compete los clásicos muñecos chuzados con una aguja para hacerles daño a las personas individualmente. Pero también actividades de rito, cánticos y aplicación de esencias extrañas en la tierra para debilitar a los enemigos. Más de 30.000 soldados fueron asesinados por estas extrañas actividades, según los relatos de la independencia en la isla.
Así mismo, otro ex esclavo liberado, Shonthonax organizó todo un sistema negro en pro de liberar hasta el último esclavo y liquidaron todos los amos blancos habidos antes de la Gran Revuelta.

El envío de Napoleón

En Francia la anarquía se había disipado y Napoleón tomó el poder, muy fundamentado en atacar los ejércitos extranjeros y destruir revueltas realistas dentro del país. Finalmente logró la segunda parte y elegido Supremo, trató de organizar sus colonias.

Impactado por lo que habían hecho los “negros”, como eran llamados, comenzó a liderar el envío de un arsenal de soldados de élite para asesinar hasta al último esclavo, eso sí aludiendo que era en busca de la pacificación. La caravana salió y llegó para 1804, no sabía con que se iba a encontrar.

Shonthonax lo recibió con una tropa de esclavos enardecidos y armados hasta los dientes, por ello la batalla fue tan fuerte y duró tanto tiempo. Desde el punto de vista haitiano, lo único que pudo decidir la victoria fue el vudú, pues fue la enfermedad la que diezmó a las tropas francesas más que las mismas armas haitianas. Para los otrora esclavos, esta fue la prueba definitiva de sus grandes poderes.

La aceptación de Haití

Vale recalcar que en América, los haitianos fueron la segunda nación de independizarse, los extraños miedos de la revolución envolvieron todo el mundo. Finalmente las naciones americanas recibieron ayuda de los pueblos haitianos, pero los europeos y Estados Unidos sufrieron desaforados miedos por todos los hechos retratados por los pocos soldados sobrevivientes.

Se cree que muchos de estos soldados haitianos llegaron a combatir a los españoles, pero no ha sido confirmado sino por ciertas cartas del libertador Simón Bolívar con algunos haitianos amigos de él. El mundo generó mucho rencor con los haitianos, por ese motivo nadie quiso hacer enlaces económicos con este país hasta inicios del siglo XX.

Aún así este país es el más pobre del mundo. Algunos religiosos dicen que es por la diabólica religión. Pero los haitianos creen que es porque el mundo le cerró las puertas económicas a este país y la oportunidad de progresar, generando incluso la corrupción con la que actualmente se conoce el país. La verdad no la sabemos aún.

Compartir