Magic Johnson asume la responsabilidad de multa

Magic Johnson asume la responsabilidad de multa

Magic Johnson, el presidente de operaciones de básquetbol de Los Angeles Lakers, asumió la responsabilidad total de la multa por manipulación  de 500,000 dólares del equipo  y dijo que le dijo a la propietaria Jeanie Buss para sacar el dinero de su salario.

“Está bajo mi supervisión”, dijo Johnson el lunes al diario Los Angeles Times. “Le pido disculpas a Jeanie, y eso fue lo principal, le dije que podía sacarlo de mi sueldo porque no quiero que los Lakers paguen esa multa … No quiero que ella gaste $500,000, porque ella no hizo nada, eso es conmigo”.

La multa fue el resultado de una investigación llevada a cabo por un bufete de abogados independiente, después de que los Pacers alegaran que Magic Johnson se comunicó con Paul George.

¿Manipulación o juego limpio? Las cosas nunca están claras.
Por sus relaciones cada vez más espinosas con jugadores, agentes, gerentes generales y entrenadores, es impensable esperar que la NBA maneje la piratería de manera justa. La multa de $500 mil a los Lakers probablemente no detendrá esta marea recurrente.

El jueves pasado, la NBA emitió la multa a los Lakers por violar la regla anti-manipulación de la NBA después de que se encontrara que el gerente general Rob Pelinka tuvo contacto con el agente de Paul George después de que el equipo ya había sido advertido.

La liga dijo que el contacto de Pelinka con el agente de George “constituyó una expresión prohibida de interés en el jugador mientras estaba bajo contrato” con los Indiana Pacers. La multa vino tras una investigación, llevada a cabo por un bufete de abogados independiente, después de que los Pacers presentaran cargos de manipulación indebida.

La NBA ya había advertido al equipo sobre la manipulación siguiendo los comentarios televisados de Johnson sobre George en ‘Jimmy Kimmel Live!’ el 20 de abril.

“Esto es sólo en un show nocturno que es divertido”, dijo Johnson el lunes. “Pero ahora sé que no puedo hacer eso. Estamos bien. No lo he pensado dos veces. Hemos cometido un error… Está bajo mi supervisión, me aseguraré de que no pase nunca más”.

Compartir