Mariano, el gran añorado de un Zidane de morros

Mariano, el gran añorado de un Zidane de morros

La está rompiendo Mariano Díaz Mejía (24) en el Olympique de Lyon. En lo suyo, hacer goles. Jean-Michel Aulas, el presidente de ‘les lions’, saca esternón de puro orgullo por el acierto de comprar al ex ariete madridista y agradece el gran apoyo tácito de Karim Benzema, que recomendó el fichaje de Mariano, lo mismo que hizo Zidane, su padrino en el Castilla y en el Real Madrid. El técnico accedió a regañadientes al traspaso del internacional dominicano, ahora mira de reojo al palco y echa en falta sus goles.

Mariano, un tipo grandote, que domina el juego aéreo y una pierna derecha que lanza obuses, conocía perfectamente su rol en el Real Madrid, rebañar los minutos en los partidos en los que la BBC (Bale, Benzema y Cristiano) entrara en descomposición. Mariano es hincha del Real Madrid, aunque su gen competitivo lo dispara hacia cualquier equipo que lleve en la frente la victoria, así lo define David Aranda, el hombre que siempre está con él y le asesora: “Es un tipo que siempre quiere ganar y nunca se conforma. Y eso lo captan los entrenadores”.

De maravilla con Zidane

A Mariano le fue de maravilla con Zidane cuando éste entrenaba al Castilla (34 goles), y por eso recomendó su salto al primer equipo. El pasado año jugó un total de 14 partidos e hizo 5 goles. El técnicofrancés se mostraba más que satisfecho con este catalán hijo de dominicanos, que la rompía en el Badalona y se le escurrió al Barça merced a la excelente red de ‘scouts’ que el club blanco dispone en tierras hostiles.

Pero el Real Madrid, con la ruptura del acuerdo con IPIC (grupo inversor del gobierno de Abu Dhabi), que le suponía 500 millones de euros para la inminente remodelación del Santiago Bernabéu, tenía problemas de tesorería. De ahí que encarara los traspasos de Morata, James (cesión dos años al Bayern) y Mariano. Y no acometiera ningún fichaje top.

Zidane asumía la marcha de Morata, se relajaba con la ausencia de un jugador como James, pero torcía el gesto con Mariano, un traspaso que apenas reportará 10 millones de euros a la tesorería blanca y que contraría sobremanera al técnico.

Mariano Díaz se ha convertido en ídolo de la afición del Lyon. (Cordon Press)
Mariano Díaz se ha convertido en ídolo de la afición del Lyon. (Cordon Press)

Quiere jugar con España

Mariano Díaz es feliz en Lyon, pero también pudo serlo en el Sevilla, Villarreal, Roma o Everton, clubes que se interesaron por él hace unos meses. Monchi, hoy director técnico de la Roma, habló varias veces con el atacante, cuando el afamado director deportivo trabajaba en Sevilla, club que finalmente lo descartó (previa votación de su consejo) por no someterse a las duras exigencias contractuales de los madridistas. Lo mismo le ocurrió al Villarreal.

El Lyon, su club actual, se frota las manos, pues cree que Mariano ha revalorizado su cotización y al final de temporada será un bocado apetitoso para clubes de gran solvencia económica como los que juegan en la Premier League. El Real Madrid, no obstante, se ha guardado un derecho de tanteo y un porcentaje del 25 por ciento de la plusvalía que genere un futuro traspaso del ariete del Lyon a un tercer club.

Español con acento de Estopa, a Mariano le gustaría jugar en la selección española; pero de momento, Julen Lopetegui sólo lo ha preseleccionado en una lista. El delantero cruza los dedos, aprieta los dientes y sigue trabajando con la gente de Lyon. Lo suyo son los goles y los amigos, aunque no olvida que tiene un cuarterón de pura sangre dominicana. Nada más firmar por el Lyon, se ofreció a echar una mano para aliviar las duras carencias sociales existentes en la República Dominicana.

Compartir