Un nuevo escándalo sexista golpea a Google

Un nuevo escándalo sexista golpea a Google

El pasado domingo, Google volvió a colocarse en el centro de la polémica después de que uno de sus empleados justificara en una comunicación interna la ausencia de diversidad en Silicon Valley y afirmara que la escasa presencia de mujeres se debe a diferencias biológicas.  La nota, calificada de “sexista” por la prensa estadounidense, reavivó el debate en curso sobre la existencia de una “cultura sexista y de acoso” en el conglomerado tecnológico, ampliamente dominado por los hombres.   El documento, titulado La caja de resonancia ideológica de Google, sostiene que hay menos mujeres en la compañía por las diferencias psicológicas “naturales” entre hombres y mujeres.

“Debemos dejar de asumir que las brechas de género implican sexismos”, escribe el empleado que aún no ha sido identificado y que señala que los programas de concienciación de Google destinados a mujeres jóvenes pueden estar equivocados. En esta carta de 3.000 palabras, el empleado, un ingeniero de software, afirma que “las opciones y las capacidades de hombres y mujeres divergen, en gran parte debido a causas biológicas, y estas diferencias pueden explicar por qué no hay una representación igual de mujeres (en posiciones) de liderazgo”.

Según el autor, las mujeres son “neuróticas” y presentan “más ansiedad” y “menor tolerancia al estrés”, además de centrarse más “en sus sentimientos y la estética en lugar de en las ideas”. Para el autor del texto, las mujeres tienen más facilidades para empatizar y los hombres para sistematizar. Sus aptitudes naturales llevan a los hombres a ser programadores en informática, mientras que las mujeres son, según este profesional cuya identidad no fue revelada, son más proclives “a los sentimientos y a la estética que a las ideas”, lo que las conduce a elegir carreras en los dominios “social y artístico”.

El ingeniero asegura que “la inclinación izquierdista de Google nos hace ciegos ante este sesgo y que no critiquemos sus resultados” y que “además de la afinidad de la izquierda por aquellos que ve como débiles, los humanos suelen ser bastante protectores con respecto a las mujeres”. “No es un punto de vista que la empresa o yo misma respaldemos, promovamos o alentemos”, ha asegurado Danielle Brown, encargada del área de diversidad de Google.  Según su mensaje, el debate interno en la compañía está animado por “los principios de igualdad en el empleo, que se pueden ver en nuestro código de conducta, nuestras políticas y nuestras normas antidiscriminatorias”.

Destaca sin embargo que Google siempre ha defendido “una cultura en la cual aquéllos que tengan puntos de vista diferentes, incluso políticos, se sientan seguros de poder expresarlos”. Este documento se ha filtrado cuando la compañía afronta una investigación sobre discriminación salarial al descubrir, el Departamento de Trabajo de EE UU, que la empresa paga menos a las mujeres que a los hombres.

 

Compartir