• Home »
  • APP »
  • PARTICIPACIÓN Y ACTIVACIÓN DE LA OPOSICIÓN EN EL CNM
PARTICIPACIÓN Y ACTIVACIÓN DE LA OPOSICIÓN EN EL CNM

PARTICIPACIÓN Y ACTIVACIÓN DE LA OPOSICIÓN EN EL CNM

Son las palabras claves que debería administrar la oposición, en el debate sobre la composición del Tribunal Superior Electoral,   y en los remplazos de los Jueces de la Suprema Corte de Justicia. Necesita la oposición interés, relevancia y atracción de la sociedad y de los ciudadanos.  Tres divisas desatendidas por el Principal Partido de Oposición, pues en lugar de dedicar sus energías en alcanzar este objetivo, opta por la lucha interna.

Quedan solos sus representantes en el Consejo Nacional de la Magistratura, sin relaciones emocionales alternativas con sus militantes  y simpatizantes. Este partido ha dejado en manos de los efectos televisivos, el aprendizaje sobre el desempeño del Senador y la Diputada que les representa, como si eso fuese suficiente. Pierden de vista los dirigentes del P.R.M, la urgencia de generar fervor y entusiasmo por la marca del Partido, en vez de promocionar candidaturas.

Aprovecha el Presidente Medina este dislate de sus rivales,  para hacer galas de parlamentario avezado, y consigue  que la población y la sociedad piensen y sientan que se les toma en cuenta sus sugerencias, y que se satisface sus aspiraciones en la escogencia. Pierde  la oposición el espacio político y social, porque las emociones de las entrevistas las gana el Presidente Medina. Se lleva el Televidente la sensación de que merece la pena ver el espectáculo.

Seguimos creyendo  que la inteligencia política de un partido, nunca debe medirse por su tamaño, sino por su valentía, por su determinación, y por su capacidad para decidir acertada  y rápidamente. El partido Revolucionario Moderno requiere una dosis de olfato, sentido común y de creatividad, a fin de sumar esfuerzos, en lugar de desgastarse levantado trincheras entre sus propios dirigentes. Queda claro, que el Presidente  Medina rentabiliza mejor que la oposición, la lucha por el control del tribunal Superior Electoral, más acá  de su mayoría en el Consejo  Nacional de la Magistratura.

Compartir