Seducen universitarias con el aborto

Seducen universitarias con el aborto

De 2,436 jóvenes encuestadas en tres universidades dominicanas, 295 dijeron haber tenido un aborto, de las cuales el 42.7% afirmó que se trató de uno inducido.

El porcentaje se dispara cuando a las estudiantes se les pregunta si conocen algún caso de aborto inducido: un 67.1% respondió que sí, mientras que al indagar sobre los métodos de inducción de aborto que conocen, el 69.4% respondió como más común las preparaciones caseras, mientras el 50.7% señaló el uso de fármacos.

Los datos salieron a relucir en la encuesta sobre el aborto en estudiantes universitarias que forma parte de las dos investigaciones que componen el estudio “Situación del aborto en República Dominicana”. La segunda investigación es un análisis cualitativo de la situación del aborto inducido en el país.

El estudio es una exploración entre estudiantes de las universidades Autónoma de Santo Domingo (UASD); Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) y el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) de seis regiones: Metropolitana, Este, Suroeste Cibao Central, Noroeste, Cibao Nordeste y Valdesia.

El 74.5% de las consultadas coincidió en favorecer más el aborto en el caso de que la mujer tenga un problema de salud a causa de un embarazo que ponga en riesgo su vida, del mismo modo, 72.7% consideró que es un derecho de la mujer suspender el embarazo si el producto viene con malformación incompatible con la vida fuera del útero.

En tanto el 70.06% de las estudiantes entiende que la mujer tiene derecho a decidir un aborto si el embarazo es producto de una violación sexual perpetrada por su padre. El 61.6% apoya la violación perpetrada por otra persona.

Esta investigación fue realizada por Germania A. Estévez de Then y Francisco I. Cáceres Ureña, con una muestra conformada por mujeres jóvenes: el 86.1% tiene menos de 30 años y el 24.1 menos de 20 años. En las recomendaciones generales del estudio figura la aprobación de legislaciones que afecten los derechos sexuales y reproductivos de las personas y garantizar la educación sexual temprana para prevenir embarazos no deseados y no planificados.

Compartir