• Home »
  • APP »
  • ¿Vas a comprar un móvil? Esto es todo lo que tener en cuenta
¿Vas a comprar un móvil? Esto es todo lo que tener en cuenta

¿Vas a comprar un móvil? Esto es todo lo que tener en cuenta

Galaxy S8, iPhone 7, Huawei P10, LG G6… Es fácil caer en la trampa de los fabricantes y enzarzarse en una batalla inútil de marcas y plataformas, cuando en realidad, quien compra un móvil debería ceñirse a sus prestaciones. El marketing ha logrado que identifiquemos marcas y modelos con casi un estilo de vida, pero merece la pena meditar qué móvil es el más adecuado para nuestras necesidades en función de distintos elementos.

Pocos productos cuentan con una gama tan amplia y tantas posibilidades de elegir como los móviles, así que ¿cómo orientarse? Aunque cada usuario tiene sus propias necesidades, existe una serie de elementos diferenciales en los que fijarse a la hora de escoger un móvil y otro:

Precio
En telefonía móvil, un sobreprecio no implica siempre un mejor desempeño del móvil. Es posible que alguien se compre un flamante iPhone 7 Plus esperando hacer grandes cosas y al final solo lo use para algunas llamadas y enviar WhatsApps. Si tenemos claro que el uso del móvil se ceñirá a una serie de funciones, mejor aplicar un criterio conservador y dirigirse a la gama media-baja que cubrirá el grueso de las necesidades de la mayoría.

Tamaño de pantalla
Es cierto que los móviles han crecido de forma generalizada, al tiempo que el usuario ha ido utilizándolos más para otras tareas distintas de efectuar y recibir llamadas, pero ¿merece la pena un móvil con gran pantalla? Sí, si se va a utilizar para reproducir contenido multimedia o ver televisión en streaming, y también es lo más adecuado para los aficionados a los juegos. Para el resto de los usuarios, un móvil con pantalla de 4,5 o 4,7 pulgadas será más que suficiente.

¿iOS o Android?
A estas alturas, plantear qué plataforma es mejor es tan complejo como preguntar a un niño a quién quiere más, a papá o a mamá. No se puede decir que una sea superior a otra; cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, pero sí podemos destacar algunas particularidades generales que puedan servir a orientar a los indecisos.

La primera es el precio medio: Apple es propietaria de iOS y solo sus iPhone pueden equipar la plataforma. Si bien es cierto que se pueden encontrar oportunidades, el precio medio de un iPhone es más elevado que un Android, y en la plataforma de Google encontrará muchas más opciones de compra. En cambio, iOS ofrece un índice de satisfacción entre sus usuarios ligeramente superior al de Android. Pero donde el iPhone se venga de su rival es en el valor de reventa, donde se mantiene por encima de Android y esto hay que tenerlo en cuenta si la idea consiste en aguantar con el móvil varios años.

Cámara
Salvo que uno sea un auténtico loco de la fotografía y exija una calidad extraordinaria, el grueso de los móviles de gama media ofrece una calidad más que aceptable para el uso que la gran mayoría de los usuarios hace de la cámara. Aquí conviene no dejarse seducir por los cantos de sirena de los megapíxeles o ópticas adicionales y ser prácticos: para las vacaciones en familia y los selfis, un móvil medio es más que suficiente.

Batería
La duración de la batería, por el contrario, sí que tiene un impacto en el día a día de los usuarios y aquí los móviles más caros no ofrecen siempre una duración superior al resto. Y de hecho, suele suceder justo lo contrario; el extra de prestaciones de los gama alta termina por devorar la batería y muchos no llegan al final del día. Lo mejor es pegar un repaso a los móviles que ofrecieron un mejor resultado en este terreno antes de adoptar una decisión de compra.

Elegir el momento de compra
Comprarse un móvil es como comprarse un coche: siempre se devalúa en el momento de efectuar el pago. Sin embargo, si logramos zafarnos del impacto mediático de los grandes lanzamientos y evitamos comprar siempre el último modelo, podemos minimizar la pérdida. Así, el grueso de los fabricantes reduce drásticamente el precio de las versiones previas al móvil que acaban de lanzar; estamos ante terminales muy capaces que de la noche a la mañana pasan a costar un 20% o 30% menos. Con paciencia y sin pasión, podemos aprovechar este momento.

Compartir