¡VIVA LA MAFIA DEL AJO!

¡VIVA LA MAFIA DEL AJO!

Anuncia el Ministro de Agricultura la importación de ajo, por medio de subastas en la Bolsa Agro Empresarial de la Republica Dominicana, con la finalidad de reducir la escasez y reducir el precio abusivo de RD$260 pesos, por la libra. Daba el Ministro una falsa solución, pues el ajo traído al País, mediante este mecanismo se venderá por encima de los R.D$150 Pesos.

Conviene a esta mafia de Estado, dar la sensación de  que, ese precio es menor al de R.D$ 260 Pesos. Si compramos estos costos con el precio de paridad, puesto aquí,  es de R.D$40 Pesos la libra, traída desde China, descubriremos los sobre costos y las grandes comunicaciones que esconde esta mafia, con ribete oficiales distribuido en los  puestos de Bolsa, los testaferros de funcionarios públicos y en las rentas por comercialización de  intermediarios, ligados a la propia Junta Agro Empresarial Dominicana.

Clava sus tentáculos esta mafia del Poder Político y Social, en el fraude  un Decreto Ley. El Decreto 569 12, que despoja de las facultades constitucionales a los Ministerio Agricultura, Hacienda, Industria, comercio y Pymes, y a la Dirección General de Aduanas,  para conferírselas, irregularmente, a la Junta Agro Empresarial Dominicana. Una Organización Privada, ligada al Ministro Administrativo de la Presidencia, el Licenciado José Ramos Peralta, pasado Presidente de esa Institución. Sirve este órdago legal, para que todos los productos comercializados por medio de este instrumento, estén sujetos a la especulación y el peaje de intermediarios.

Proponemos un pacto Político, para la  normalización Comercial Colectiva,  con la participación de las instituciones comerciales,  con las organizaciones de consumidores, bajo la tutela de los Ministerio de Agricultura, hacienda, Industria, y la Dirección General de Aduanas, con la meta de Propiciar un comercio Justo de estos Productos,  y evitar este estado de especulación generalizada, donde entidades privadas, amparadas en sus conexiones oficiales, confunden los derechos sociales y económicos de los ciudadanos con sus intereses personales y comerciales.

Compartir